Manifiesto de un nuevo viaje… LLevamos un sueño

Podríamos empezar diciendo que se trata simplemente de un viaje y ya, pero es mucho más que eso, nosotros, con los ojos bien abiertos, LLEVAMOS UN SUEÑO.

Algunos sueños, como ángeles, son enviados de Dios que vienen a este plano para ayudarnos en nuestro andar, en nuestro aprendizaje camino a la felicidad…

Bienvenidos, somos Marian y Pablo, una pareja “Venezolana-Argentina” de treintañeros, unidos por el amor y por las creencias. Somos de mucha FE, aunque deambulamos lejos de las iglesias.

Estamos a  punto de empezar la travesía más osada en nuestras vidas; recorrer América, desde Argentina hasta México, a bordo de una máquina espacial conocida terrenalmente como RENAULT 4.

Al principio empezamos a imaginar esta aventura a bordo de una moto, aunque después en ronda social alguien sugirió este auto y nos resonó por todos lados.  En aquella mesa de una heladería, en El Bolsón, nuestros ojos brillaron y se encontraron diciendo ¡SI!

Nunca manejamos uno, no sabemos casi nada de mecánica, no disponemos al momento de salir de un respaldo económico, por ahora no tenemos GPS, no sabemos por qué rutas iremos, ni donde dormiremos. Lo único que sabemos es que todo saldrá bien, porque somos consientes de la fuente de donde emana este sueño y nos hacemos cargo de eso. Entonces nada va a salirnos mal, porque sabemos que el universo pondrá todo lo necesario a nuestro alcance para llegar a la meta y aprendamos todo lo que tengamos que aprender en esta etapa.

Creemos firmemente en que somos abundantes y merecedores de las cosas buenas y necesarias, así que pese a quizás no tener al momento de salir una cifra considerable de dinero, sabemos que nada nos faltará. Así que no planificamos pasar hambre, ni frio, ni calor, ni sufrimientos. No vamos dispuesto a comer arroz dos semanas seguidas, porque sabemos que vamos a poder comer en todo momento lo que se nos antoje. LLEVAMOS UN SUEÑO, ¿Cómo puede uno pasar hambre en un sueño?

Iremos de pueblo en pueblo, conociendo a la gente y su cultura, conoceremos miles de magos del camino que nos abrazarán y compartirán sus fuegos y magias. Enseñaremos lo que sabemos y estaremos muy atentos con nuestros corazones a aprender lo mucho que desconocemos.

Ensayaremos el desapego en niveles muy altos, nos desprenderemos de muchas personas y situaciones con la que compartiremos vínculos del más puro amor y felicidad, y seguiremos camino. LLEVAMOS UN SUEÑO ¿Cómo vamos a quedarnos sin conocer las magias que nos esperan en la próxima parada?

El estar juntos, el uno para el otro todo el tiempo, es y seguirá siendo una bendición. Un verdadero equipo, seleccionado por el entrenador allá más arriba de las nubes, altamente capacitados para llevar adelante esta empresa a puro corazón. Las mismas manos que se unieron allá en una comarca mágica de la Patagonia, seguirán juntas, apretadas, y firmes en todas las situaciones.

Cada cual tiene en su pasado alguna historia desgarradora, de carencias y sufrimientos, pero ahora decidimos conscientemente cortar cualquier lazo con eso. En nuestro sueño no queremos que nada valga la pena, no hay lugar para ellas en esta aventura. LLEVAMOS UN SUEÑO ¿Cómo vamos a estar dispuestos a sufrir? Eso es cosa del pasado, de otras generaciones, nosotros ya no estamos  adheridos al sufrimiento, dejamos de pagar la cuota hace un tiempo no muy lejano.

Nuestro vehículo para esta travesía, el querido Renault 4, fue bautizado por nosotros con el nombre de EPUYÉN, que en lengua mapuche significa DOS QUE VAN. Es modelo 1985 y tiene el color azul del lago homónimo, que nos enamoró.

Es posible que en otra etapa de nuestras vidas no hubiésemos usado un auto así ni siquiera para ir hasta el pueblo más cercano, pero no conocíamos la magia antes, ni creíamos del todo en que hay sueños que vienen de Dios, y que cuando uno los adopta y respalda con  el alma, todo el universo gira alrededor para lograr el objetivo.

Posiblemente tenga algunos desperfectos mínimos a lo largo del trayecto, mas sabemos que será siempre en cercanías de alguien que lo pueda solucionar, en el caso que no podamos ser nosotros mismos.  Todo formará parte de nuestro aprendizaje. Confiamos plenamente en que es el vehículo indicado, sino no habría aparecido.  LLEVAMOS UN SUEÑO, ¿Cómo vamos a creer  que algo puede salir mal? Las creencias no debieran aceptar grises. Se cree o no se cree, sin puntos medios. Nosotros elegimos creer y confiar.

También creemos que hay una fabrica celestial de sueños, y a cada quien le corresponde al menos uno. Mínimo para cada ser hay un sueño, sin duda,  aunque muchos se queden enfriándose en soledad  como el café de una cita mal coordinada.

Por lo general, los que no se dan por aludidos son los miedosos crónicos, los distraídos y los desconfiados. Nosotros elegimos también ya no formar parte de este grupo. Tuvimos la buena fortuna de reconocer nuestro sueño a tiempo y lo adoptamos sin hacer preguntas. Nadie debiera hacerse preguntas a la hora de llenar el trámite de adopción; las preguntas traen dudas y miedos, no hacen falta cuando manda el corazón.  A partir de ese entonces felizmente LLEVAMOS UN SUEÑO y sabemos que será cumplido por que sabemos de donde viene y para donde nos lleva.

Abrazo gigante,

MARIAN Y PABLO

Quizás quieras leer esto también...

4 Responses

  1. que buenoo chicos…yo estoy preparando un citroen 3cv…para ir a visitar a mis viejos y despues hacer uruguay…o donde el rumbo vaya diciendo…quiza pueda darles una mano en lo que es “mecanica ligera”…hice un curso en mallin en el invierno…si necesitan una mano…chiflen,,,,estoy viviendo en el paraje entre rios…hasta diciembre…

  2. Gaby dice:

    Hermoso lo escrito, viajar da vida..feliz de seguirlos besitos chicos

  3. Ricardo dice:

    Feliz de saber q los sueños se hacen realidad,cuando personas como ustedes sueñan de verdad,para mi es un hecho q lo ban a lograr,abrazo para los dos y un reconocimiento para Epu saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *